El Zinc

PorNutricionysalud

El Zinc

El zinc es el segundo mineral más abundante en el cuerpo humano después del hierro, se encuentra en todas las células; especialmente en órganos como: el hueso, la próstata y los ojos. La concentración de zinc es estable en el musculo, el cerebro y los pulmones, pues no depende de la ingesta alimentaria. En cambio la cantidad de zinc presente en  órganos y tejidos como: los huesos, los testículos, el pelo y la uñas  es proporcional a  la cantidad que se consume en la dieta.

Se estima que el contenido de zinc en el cuerpo es alrededor de  1.5  a 2.5 g.  El 90% del zinc se encuentra distribuido entre el musculo esquelético y el sistema óseo. En la sangre se encuentra 0,5% del zinc orgánico total, la mayoría en los glóbulos rojos y el resto en el plasma; por lo cual se estima que aproximadamente el 95% del contenido orgánico del zinc se encuentra intracelularmente.

Este mineral se ingiere en los alimentos, especialmente en las carnes; se absorbe diariamente  alrededor de  5 mg en el duodeno distal o en el yeyuno proximal. La absorción depende de: el nivel corporal de zinc, la concentración intracelular de zinc y de factores alimentarios, que  pueden aumentar la absorción como: aminoácidos, proteínas animales o factores alimentarios que pueden disminuir la absorción como: el ácido fítico. El equilibrio de la absorción de zinc está regulado por el intestino delgado quien controla  y mantiene los niveles corporales a pesar de variaciones en el consumo.

Del intestino el zinc absorbido pasa a la circulación portal y es transportado al hígado por la albumina (proteína plasmática), luego es llevado  en el plasma  hacia los demás tejidos. La absorción de zinc es mayor en la gestación y la lactancia. La excreción se realiza por medio de las heces.

Entre las numerosas funciones que realiza el zinc en el organismo destacamos: es componente de más de 300 enzimas, desempeña funciones estructurales y reguladoras en las células, participa en procesos de degradación de lípidos, carbohidratos,  proteínas y ácidos nucleicos, es fundamental para el buen funcionamiento del sistema nervioso central,  colabora con el mantenimiento de orgánulos subcelulares, ayuda en labor de la expresión genética y en la función inmunitaria, aumenta la masa ósea, contribuye al proceso de formación y calcificación de los huesos, coopera en restablecer la pérdida de masa ósea a causa del  envejecimiento, es coadyuvante en tratamientos de diabetes, artritis, osteoporosis y posee función antioxidante.

El  zinc se encuentra en alimentos fuentes de proteínas como: carne de res, de cerdo, de aves, pescados, mariscos, vísceras, cereales, leche y lácteos, frutos secos, la soyaproductos derivados de la soya y alimentos fortificados con este mineral. Se considera que diariamente los hombres adolescentes y adultos deben consumir 11 mg,  las mujeres adolescentes y adultas deben consumir de 8 a 9 mg, los preadolescentes deben consumir 8 mg. Los lactantes de 0 a 6 meses deben consumir 2 mg/día y los lactantes de 6 – 12 meses deben consumir 3 mg/día.

La deficiencia de zinc está asociada con estatura baja, retraso de la maduración sexual, hipogonadismo (testículos  u ovarios nos son funcionales), anemia leve, hipogeusia (disminución del sentido del gusto), retraso en la cicatrización, alopecia, lesiones cutáneas, sistema inmune debilitado, disminución del apetito, trastornos de conducta, fotofobia y ceguera nocturna.

La toxicidad por exceso de zinc es infrecuente; pero se ha observado que el exceso de zinc interfiere con la absorción de cobre, produce anemia, fiebre, trastornos del sistema nervioso, náuseas y vómito.

 

About the author

Nutricionysalud administrator