El Yodo

PorNutricionysalud

El Yodo

El yodo se considera un ultraoligomineral; el cual  esta en una cantidad de 20 a 30 mg en el cuerpo humano de esta cantidad más del 75% está en la tiroides y el 25%  o menos restante está distribuido en la sangre, riñón, glándulas salivales,  glándula mamaria, placenta y la mucosa gástrica.

El yodo se consume en los alimentos, se absorbe en forma de yoduro en el intestino delgado y excreta por la orina. Este mineral es fundamental para la producción de las hormonas tiroideas: triyodotironina  (T3) y tiroxina (T4). La ingesta diaria  debe ser de 150 mcg en adultos y adolescentes; en las mujeres  gestantes se requiere 220 mcg y  en mujeres lactantes 290 mcg. En niños lactantes se requieren 110 -130 mcg/día; en niños de 1 a 8 años se requieren 90 mcg/día; en niños de 9 a 13 años se necesitan 120 mcg/día.

El yodo se encuentra en alimentos como pescados, mariscos, ostras, algas y en la sal de mesa yodada. La deficiencia de yodo se presenta principalmente en países en vía de desarrollo, en lugares que no se consumen alimentos del mar, ni sal yodada; la principal alteración por deficiencia de yodo es la presencia de bocio el cual es un aumento de tamaño en la glándula tiroides; la deficiencia de yodo durante el embrazo y el periodo posnatal causa  en los niños cretinismo que se manifiesta por presentar retardo mental, sordomudez, parálisis cerebral, dificultad para hablar, talla baja e hipertiroidismo. El exceso de consumo de yodo es muy bajo y puede llevar a padecer bocio.

Los bociogenos son sustancias que no permiten que el yodo se absorbe ya que  inhiben la captación de iones de yoduro en la sangre por las células de la glándula tiroides, afectando su función, estas se encuentran en los alimentos en forma natural; entre estos vemos sustancias como: las isoflavonas, el isotiocianato, el tiocianato, el glucosionalato y la progoitrina, que se encuentran en la soya, en la yuca y en plantas crucíferas como: el coliflor, el brócoli, el repollo y en otras verduras como: rábanos, espinacas y zanahorias. La toxicidad de los glucósidos se reduce si se someten a cocción, ya que el calor inactiva  las enzimas precursoras de estos compuestos, además se recomienda no ingerir en forma cruda gran cantidad de estos alimentos.

About the author

Nutricionysalud administrator