Category Archive Nutrientes

PorAlimentacion Saludable

El Hierro

El hierro es un nutriente esencial,  se considera que  la cantidad de hierro en el hombre es de 4 g y en la mujer es de 2.5 g.  En el cuerpo humano está contenido en 2  clases compuestos: compuestos funcionales que tienen función metabólica y enzimática y compuestos de almacenamiento que se utilizan para  acumular y transportar el hierro.

El equilibrio y el metabolismo del hierro está influido por 3 factores: su consumo en la dieta, sus depósitos y su eliminación.  La absorción del hierro representa el mecanismo trascendental para mantener el equilibrio. La cantidad de hierro absorbido es muy variable va de 1 al 50% del hierro ingerido y depende de la cantidad del metal consumida, su biodisponibilidad , las reservas y la velocidad de formación de los eritrocitos.

En la dieta hallamos 2 formas: hierro hemínico y hierro no hemínico. El hierro hemínico está en las carnes rojas, las aves  y los pescado. El hierro no hemínico se encuentra en alimentos vegetales, leche, lácteos y alimentos fortificados con hierro. La mayoría del hierro consumido diariamente es hierro no hemínico representando más del 85% del hierro consumido en la dieta.

El hierro hemínico se absorbe fácilmente en el intestino delgado  aproximadamente el 25% del hierro consumido. El hierro no hemínico para absorberse necesita  un medio ácido como el ácido clorhídrico del estómago el cual lo transforma  en hierro ferroso Fe 2+, luego pasa al intestino delgado y en el duodeno y en el yeyuno superior, en el interior de estas células (enterocitos) se une a una proteína llamada apoferritina, juntos forman complejos de ferritina (proteína que almacena el hierro) que transporta el hierro hacia la membrana basolateral del enterocito para ser absorbido; la captación total de hierro no hemínico se considera que puede ser de un 5% del total consumido en la dieta y está sujeta a factores como: la presencia de vitamina C,  la presencia de: polifenoles, ácido fítico, oxalatos, calcio, de café y factores presentes en las carnes rojas. Además, los depósitos corporales y el nivel de hemoglobina (proteína que se encuentra en los eritrocitos cuya función es transportar el oxígeno a los tejidos)  influyen en el nivel de absorción  del intestino del hierro no hemínico; una persona que presenta anemia o niveles de hierro bajo absorbe  mayores cantidades de hierro no hemínico  de la dieta que una persona que presenta niveles adecuados de este mineral.

Después de ser absorbido el hierro es transportado a los tejidos mediante la unión a una proteína llamada trasferrina. El hierro se almacena principalmente en 2 compuestos que son la ferritina  y la hemosiderina, que se localizan en el hígado, la medula ósea, en el bazo y el músculo; la cantidad de ferritina en sangre se utiliza para determinar los depósitos de hierro corporal. El hierro almacenado sirve como reserva para cubrir necesidades celulares, especialmente para formar la hemoglobina.

La excreción de hierro  se da en cantidades muy pequeñas por medio: de  las heces, el sudor y la exfoliación habitual del cabello y la piel; en la edad fértil de la mujer se considera que se pierde de 0.5 a 1.4 mg/día de hierro durante la menstruación.

Se recomienda diariamente consumir: de 7 – 11 mg en niños lactantes y pequeños; en niños mayores y adolescentes 8 – 15 mg;  en adultos 8 – 18 mg; en mujeres embarazadas 27 mg y  en mujeres lactantes de 9 – 10 mg. Las fuentes alimentarias como ya lo hemos mencionado son principalmente; las vísceras, las carnes rojas y blancas incluyendo pescados y mariscos, cereales y otros alimentos enriquecidos con hierro, la yema del huevo, las frutos secos, los cereales de grano entero, algunos vegetales como: espinacas, acelgas, brócoli, coliflor, perejil, remolacha,  leguminosas entre otros.

El hierro cumple numerosas funciones en el organismo entre ellas: transporta el oxígeno a los tejidos y recoge el CO2 de los tejidos a los pulmones, mediante la hemoglobina; almacena oxígeno en los músculos por medio de la proteína mioglobina, participa en la respiración celular y generación de ATP, interviene en la función inmunitaria y el rendimiento cognitivo, posee función antioxidante ya que forma parte de la estructura de enzimas como las peroxidasas y las catalasas e interviene en la formación de ADN.

La deficiencia de hierro causa Anemia, la cual es una enfermedad muy frecuente en niños y mujeres, esta se trata tomando suplementos  en dosis elevadas de sulfato ferroso o gluconato ferroso en conjunto con una dieta abundante en alimentos que contienen hierro. La anemia puede ocasionarse por una lesión,  una hemorragia, por defectos en la absorción del hierro o la falta de consumo de hierro en cantidades adecuadas.

El exceso de hierro puede provocar una sobrecarga de hierro y causa, diarrea, vomito, náuseas o estreñimiento; puede provocar hemosiderosis que es el aumento en la hemosiderina en los tejidos y si no es tratada puede ocasionar hemocromatosis. La hemocromatosis hereditaria es una enfermedad  con la que se nace y se caracteriza porque se absorbe hierro excesivamente acumulándose en distintos órganos causando lesiones.

PorNutricionysalud

El Zinc

El zinc es el segundo mineral más abundante en el cuerpo humano después del hierro, se encuentra en todas las células; especialmente en órganos como: el hueso, la próstata y los ojos. La concentración de zinc es estable en el musculo, el cerebro y los pulmones, pues no depende de la ingesta alimentaria. En cambio la cantidad de zinc presente en  órganos y tejidos como: los huesos, los testículos, el pelo y la uñas  es proporcional a  la cantidad que se consume en la dieta. Leer más

PorNutricionysalud

El Magnesio

El magnesio es un catión intracelular, abundante en el organismo; se considera el segundo catión más importante después del sodio.  El magnesio en el cuerpo se localiza en el sistema óseo, el sistema muscular, tejidos blandos y líquidos corporales.

Este mineral se consume en la dieta, luego se absorbe en todo el tubo digestivo,  principalmente en el intestino delgado, se excreta por vía urinaria  proporcionalmente  a la cantidad de magnesio que se consume.

Se ha establecido que la ingesta diaria de magnesio debe ser de 400 a 420 mg para hombres adultos y  310 a 320 mg para mujeres adultas.  El Magnesio se encuentra principalmente en las semillas, los frutos secos, las leguminosas, verduras de color verde oscuro, clorofila, leche, lácteos, granos enteros y  carne de res.

Dentro de las  principales funciones que se le atribuyen al magnesio vemos: estabilizar la estructura de ATP, intervenir en la formación de ácidos grasos y proteínas, participar en la producción de energía mediante la glicólisis, promover la producción de nucleótidos y ácidos nucleicos, intervenir en la transmisión y la actividad neuromuscular,  ayudar en los procesos de memoria y aprendizaje, coadyuvar en la formación de AMPc (Adenosín monofosfato cíclico, actúa como mensajero citosólico) y  causar relajación muscular.

La deficiencia de magnesio es poco frecuente, pero tiende a presentarse acompañada de: temblor, espasmos musculares, cambio de ánimo, anorexia, vómito, náuseas, dolor muscular, depresión, movimientos involuntarios disminución de la hormona paratiroidea (hormona que aumenta la  concentración de calcio en la sangre) , tetania, hipocalcemia, hipopotasemia, alteración de la formación de cristales de hidroxiapatita, retraso del crecimiento óseo en niños, osteoporosis en adultos. La aplicación por vía intravenosa de magnesio mejora estos signos y síntomas rápidamente.

La toxicidad de magnesio  en el cuerpo humano no se da por medio de los alimentos; se ha encontrado en trabajadores de fundiciones que ingieren o inhalan polvo de magnesio: el exceso de magnesio puede afectar negativamente la calcificación ósea.

 

PorNutricionysalud

El Flúor

El flúor es un mineral ampliamente distribuido en el agua y en la tierra, es importante para el mantenimiento de los huesos y de los dientes, el esqueleto humano contiene 2.5 mg.

 Se considera que diariamente los niños entre  1 y 8 años deben consumir 0.7 a 1 mg, los adolescentes deben consumir  de 2 a 3 mg, las mujeres adultas 3 mg y los hombres adultos 4 mg.

El flúor es considerado un mineral importante pero no esencial, tiene un papel  fundamental en la  formación del esmalte de los dientes y  efecto antibacteriano en la cavidad bucal. Se considera que la caries dental ha disminuido debido a la fluoración del agua potable  y a la adición de flúor en la pasta dental.

El agua fluorada y los alimentos que utilicen agua fluorada en su preparación son buena fuente de este mineral, al igual que el pescado, los mariscos, las carnes y las vísceras.

Se considera que el flúor no participa en ninguna vía metabólica por lo cual no se conoce  una deficiencia verdadera que produzca enfermedades.

Un vaso de 250ml de agua fluorada contiene 0.2 mg de flúor, el exceso de la ingesta  flúor se llama fluorosis y se caracteriza por la presencia de manchas en los dientes o moteado dental. El tejido óseo que se forma con exceso de flúor en la sangre es propenso a sufrir fracturas porque posee una estructura demasiado densa de  cristales de fluoroapatita que son más susceptible a lesionarse en contraste con el hueso de hidroxiapatita no fluorada.